Las gafas perfectas además de ser atractivas y agudizar nuestra vista cuando las llevamos puestas, también deben ser cómodas y armonizar con nuestro rostro. Pero, es posible que nuestros anteojos nuevos no estén perfectamente alineados y debemos andar con cuidado para evitar que sufran una caída. Cuando esto ocurre, es normal hacernos la pregunta del millón: ¿Cómo se deben ajustar las gafas para que no se caigan? Y no es para menos, esto es incómodo y causa molestias detrás de las orejas o en las sienes.  

Ciertamente, es  muy común preocuparnos, sin embargo, es un problema bastante común entre quienes usamos gafas. Ahora, para asegurarnos que los anteojos sean cómodos y podamos usarlos todo el año, a veces resulta necesario ajustarlos. Recordemos que unas gafas torcidas es garantía de que tarde o temprano se nos van a caer al suelo.

Por tanto, pensar en cómo se deben ajustar las gafas para que no se caigan responde a la necesidad de sentirnos cómodos o cómodas, sin experimentar esa sensación de que se nos van a romper o dañar producto de una caída inminente. En este post te enseñaremos a resolver este problema.

Descubre cómo se deben ajustar las gafas para que no se caigan

No nos sorprendería que estés buscando ajustar vuestros anteojos nuevos. No porque la montura no haya sido elaborado ingeniosamente, sino porque vuestro rostro no es completamente simétrico.

La diversidad es el componente principal que identifica la humanidad, por ende, hay quienes tenemos una nariz más estrecha u orejas ligeramente diferentes, etc. Este es uno de los motivos por la que unos anteojos nuevos a veces no se ajustan perfectamente. He aquí cuando saber cómo se deben ajustar las gafas para que no se caigan podría hacernos la vida más fácil.

No siempre es necesario recurrir a la ayuda de una óptica para solucionar este problema. A veces cuando los anteojos  están un poco torcidos,  pellizcan el rostro o si los tornillos están un poco flojos, podemos hacerlo desde casa.

Ajustar las plaquetas nasales y las patillas de las gafas

Si nuestros anteojos se resbalen constantemente por nuestra nariz o presionan incómodamente en ambos lados del rostro, implica que debemos ajustar las plaquetas nasales o las patillas. En este caso no es necesario devolver las gafas, basta con   ensancharlas o apretarlas. ¿Cómo? Sigue estas instrucciones:

Almohadillas nasales de una montura de metal:

Patillas de un marco de plástico:

Cómo se deben ajustar las gafas para que no se caigan no es algo muy complicado, especialmente cuando queremos ajustar las plaquetas o las patillas. Con estos procedimientos es suficiente para evitar que los anteojos se resbalen. Eso sí, por muy resistentes que son los  materiales del marco, nunca debemos aplicar demasiada fuerza.

Aflojar las almohadillas y patillas de las gafas

¿Vuestras  gafas te pellizcan la nariz y deseas aflojar las almohadillas nasales? Este es otro pequeño problema que se puede resolver sin mucho esfuerzo.

lentes

Aflojar las plaquetas nasales en monturas metálicos:

Ensanchar las patillas de los marcos de plástico:

Arreglar gafas torcidas

Este es un problema con el que están familiarizados casi todos los que usamos gafas. Como cada rostro es único, es bastante común que las gafas nuevas se tuerzan al usarlas. Pero ¿Cómo enderezarlas  sin romperlas? Aquí te  mostramos:

Cuando la lente izquierda está más alta que la derecha:

Cuando la lente derecha es más alta que la izquierda:

Ajustar anteojos con agua tibia

Al momento de preguntarnos cómo se deben ajustar las gafas para que no se caigan, es normal pensarque la idea de usar agua tibia no es una solución. Pero, como vimos anteriormente sí es posible.

Podemos ajustar la montura doblándola suavemente, incluso aplicando una ligera presión, después de remojar los brazos de las gafas en agua tibia.

Ojo, el agua demasiado caliente puede dañar el revestimiento de las gafas. Por favor, asegúrate de que el agua esté tibia y mantenga las lentes alejadas del agua.

A continuación te indicamos cómo ajustar sus gafas con agua tibia.

Por último, no recomendamos usar un secador de pelo para calentar y doblar los marcos. Esto podría dañar tanto la montura como las lentes. Es mejor optar por el método de agua tibia descrito en este apartado.

Conclusiones

Cuando sacamos nuestras gafas nuevas de su caja es posible que no se ajusten perfectamente a la forma de nuestra cara. Este escenario quizá nos genere un poco de frustración, pero no debemos preocuparnos porque hacer las correcciones implica un proceso fácil y rápido. 

Para muestra un botón: los diferentes métodos explicados en este artículo brindan respuesta a la interrogante sobre cómo se deben ajustar las gafas para que no se caigan. Además,son soluciones sencillas y que cualquiera puede aplicar en casa.

Es importante añadir que muchos de los materiales utilizados para producir marcos se pueden ajustar fácilmente. Estos incluyen acero inoxidable y plástico o acetato. Sin embargo, hay otros tipos de monturas que no se pueden ajustar en casa, como las patillas de titanio y aluminio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *